domingo, 9 de marzo de 2008

ENVENENAMIENTO DEL PAPA JUAN PABLO I

ASESINARON AL PAPA DE LA SONRISA POR OPONERSE A LA MAFIA DEL CIELO.

SOBRE EL ENVENENAMIENTO DEL ROMANO PONTÍFICE JUAN PABLO I, EL PAPA DE LOS 33 DÍAS, ALBINO LUCIANI.


-Juan Pablo II jamás permitió que los banqueros de Dios y asesinos del papa Albino Luciani fueran enjuiciados por la Magistratura italiana, que los requería por fraude y otras fechorías. Es que el encubrimiento de crímenes es el alma máter de la Santa Sede y pusieron el Tratado de Letrán sobre la ética de la desestimada Sagrada Escritura. La transparencia los rebaja, el secretismo los enaltece.

-Michelle Sindona, facineroso convicto por estafa y delitos de sangre, era uno de los iluminados asesores financieros del papado. Roma elige con una lupa a sus consejeros, siempre.

-La Curia intentará en el juicio final evitar las autopsias a los cadáveres de los papas ultimados durante la historia y a las cartolas bancarias de las entidades sacramentadas.

-El fiel y recto Aldo Manucio, hombre de confianza de Juan Pablo I y uno de los responsables de iniciar las investigaciones y la limpieza administrativa, fue asesinado oportunamente, como tantos otros.

-¿Quién conoce el número exacto de los papas no traicionados?

-Ningún médico ha querido firmar el certificado de defunción del envenenado Juan Pablo I, ni siquiera los de esa masonería que lo lapidaron.

-El embalsamamiento del envenenado vicario Luciani fue tan espectacularmente veloz, que nadie alcanzó a estornudar.

-Las limpiezas de los aposentos papales se efectuaron a 880 millas por hora.

-En el 1993, el Dr Da Ros, médico personal de Albino Luciano, ya declaró que nada le recetó a su malogrado paciente.

-Quiso deshacerse de la consustancial y enquistada mafia vaticana y fue la sempiterna mafia blanca la que se deshizo de él, raudamente, por ser probo.

-Con el homicidio del Romano Pontífice se inicia una cadena de atentados, presiones y chantajes, tan típicos de la rutina vaticana.

-En un ataque al miocardio la víctima lucha contra la muerte, pero el papa de la sonrisa falleció en paz y en orden, como leyendo. No es complejo descubrir a un mentiroso.

-El colegio de cardenales, por medio de una huelga de hambre generalizada le suplicó a Benedicto XVI que autorice sin titubeos una autopsia independiente y objetiva al cuerpo del papa Luciani y que sea transmitida por la T.V., y terminar así con los océanos de chismes y burlas.
El actual Romano Pontífice sentenció mediante una encíclica que la transparencia financiera de toda entidad religiosa es una aberración, prohibiendo tajantemente el transmitir por Internet la contabilidad del reino de los cielos.

-¿Quién escondió las pantuflas, los lentes y los otros efectos personales del papa, que son evidencia del delito?

-Los embalsamadores ya estaban preparados a las 5 de la mañana de ese trágico 29 de septiembre de 1978, y se enteraron del fallecimiento del papa Luciani antes que los cardenales y el servicio médico del propio Vaticano. Obviamente del embalsamado no se extravió una gota de sangre.

-El obispo Paul Marcinkus, presidente de la banca vaticana por 18 años, fue investigado por el F.B.I. y la justicia italiana por lavado de dinero y otras infracciones, pero este banquero de Dios siempre fue un criminal hábil y talentoso, de esos que son venerados y recibidos con una alfombra roja en la Santa Sede.

-¿Qué hacía el mafioso Marcinkus a las 6:45 A.M., cerca del Banco del Vaticano ese aciago 29 de Septiembre, si jamás madrugaba? Todavía no hay una respuesta o un embuste creíble.

-¿Quién fue el primero en ver el cadáver del envenenado primado de Italia ? Las primeras declaraciones o mentiras fueron contradictorias. A Sor Vincenza y los demás, les taparon la boca con una grapadora.

-Hasta el día 33 de su coronación, el sonriente papa Luciani y escalador de montañas gozaba de una envidiable buena salud.

-Si el papa estaba algo indispuesto, como porfían algunos, por qué no lo cuidaron y lo dejaron solo en su letal dormitorio?

-¿Cuáles son los intrigantes documentos que Albino Luciani tenía en su poder esa nefasta noche?

-El rostro rosáceo del cuerpo yerto del Romano Pontífice es una prueba científica de que lo envenenaron. Eso de que tenía el rostro rosado porque no alcanzó a confesar un pecado venial es una falacia.

-Juan Pablo I decidió una auditoría a los estados financieros y procedimientos tenebrosos del Vaticano y partió a la presencia del Señor esa misma noche, súbitamente. Es que Satanás jamás ha tolerado una Santa Sede pulcra y los terrícolas no comprenderán el dinámico funcionamiento de la capital de la tinieblas.

-Por respeto a su consolidada y milenaria Tradición, el Vaticano no puede darse el lujo de coronar a un Romano Pontífice honesto, sería el acabose.


Del blog índice "LAS SOTANAS DE SATÁN"

 http://lassotanasdesatan.blogspot.com


 NO SEAS CATÓLICO